Nacimiento del año 1992

El nacimiento de Javier Varona se traslada en esta ocasión a cálidas tierras orientales donde un gran desierto preside la obra y un animado mercado oriental aporta brillo y alegría al nacimiento de Jesús. Una luna que realiza sus ciclos de forma automática es quizá el elemento más original de la edición de 1992 del nacimiento.

Desierto y pueblo

Comparte esta entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *